Quinquela Martín y La Orden del Tornillo

Bajo el manto irónico de darle “coherencia a la locura” fue creada por Quinquela con la intención de que todos los miembros de la Orden debían ser cultores de la Verdad, el Bien y la Belleza.

“Para la gente esclava de las preocupaciones materiales, los hombres de espíritu viven en estado de locura”.

La historia cuenta que un día de principios de abril de 1948 Benito Quinquela Martín recibe en su estudio a su amigo “el poeta de las pátinas”, Lucio Rodríguez, que además de maestro de pátinas es un conocido ceramista, quien cada vez que lo visita suele llevarle algún objeto patinado con divertidas intenciones. Ese día va con un ferruginoso tornillo, que no es otra cosa que un tornillo de plástico patinado, y le dice “Tome maestro, por si le hace falta”.

INTERVENCIÓN ARTÍSTICA

Orlando Gallaro

Contacto: Cel 1166806711

Seguinos y compartinos

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.